martes, 31 de agosto de 2010

Homenaje A El Gran Alberto - 3º Parte

Tras unas buenas vacaciones, el Corcky Planet vuelve a la carga con su relato anual sobre la historia de un grande de España, Alberto. Muchos lo recordareis por sus artes de desaparición ninja en la sequia del instituto, por su movimiento de cuello tan especial y esas camisetas compradas en las modas de Arucas, PP Fashion (Vamos Ca Pepe El Arabe).


En la anterior parte Alberto había sido fichado por el Barça y se hallaba de vacaciones en un Harem de Marruecos, os contaré la increíble historia que sucedió tras ello...

Meses de que Alberto volviera a España, concretamente a Barcelona, Laporta le despidió a causa de la crisis y Alberto dejo de cobrar los 2 euros mensuales que el club aportaba en su cuenta. En la calle, sin trabajo y sin novia, Alberto no sabía ni que hacer ya. Con los 2 euros que cobraba, 1 iba para sus gastos en alimentos y el otro euro iba para los gastos del mono en bikini que le abanicaba cada mañana, pero sin trabajo se le acabo el placer...Hasta que un día en cuanto menos se lo esperó le sonrió la suerte (o la desgracia).

La Cara Del Mono Cuando Alberto Le Comunicó Que Ya No Disponía De Su Euro Mensual

Era un Martes por la tarde, Alberto salió a la calle a dar un paseo y se cruzó con una persona extraña de más de 35 años, casi 40, que tenía sus mismos movimientos de cuello y caminaba de la misma manera. Alberto quedó extasiado pensando que podía ser su padre, quien tras la guerra de la isla de Perejil no había vuelto a saber nada de él, todos pensaban que había muerto pero ahí surgió la duda. Alberto se apresuró y le preguntó a aquel buen hombre su nombre y este le contestó: “Joder”. Nuestro pequeño gran héroe se emocionó al oir esa palabra en su boca y corrió a abrazarlo. No paraban de salir insultos incómodos por la boca de aquel extraño, Alberto le pidió que no dijera nada y lo arrastró a casa de un amigo que era un científico que poseía un laboratorio bajo el sotano de su casa y sabía de pruebas de paternidad.

Sin dejar hablar al pobre extraño, Alberto lo llevo corriendo, se sentaron en la mini consulta de este señor, donde se podía observar al lado del despacho una cuerda donde tenia colgados unos calzoncillos, calcetines y no precisamente limpios. Al parecer este doctor hizo oposiciones para doctor en la universidad, pero desde que le pillaron haciendo el amor con una difunta en el depósito de cadáveres, le retiraron el título. Pero como decía Alberto eso no era ningún impedimento, según palabras textuales de Albertini: “Ez un pofezioná”.

Alberto le comentó que quería una prueba de paternidad, y dicho doctor pinchó a ambos para extraer pruebas...El supuesto “padre de Alberto” miraba aquello con un giro de cuello bastante extraño, y Alberto no le dejaba mediar palabra para llevarse la sorpresa de una posible paternidad. El doctor sacó la sangre, en 3h hizo las supuestas pruebas y dio la noticia a Alberto.

El Doctor A Punto De Pinchar a Alberto
y El Extraño Hombre


“Alberto, este no es tu viejo”
decía el doctor y Alberto se echó a llorar tomando un clinex que tenía en el bolsillo de cremallera de su camisa arabesca. Pero no todo estaba perdido, el doctor volvió a decir algo: “¿Qué coño? no es tu padre...TU ERES SU PADRE, ALBERTO”. Cómo podía ser eso posible??? Si Alberto tenia 20 años y ese hombre parecia tener 15 o 20 más como él. El doctor mirando en sus grandes libros gordos de CEAC y CCC sacados por correo, miraba y miraba hasta que dio. El diagnóstico era claro, el hijo de Alberto tenía la extraña enfermedad de “Pitusedatisitirrea”, que en cristiano quiere decir que la persona que la padece en cada año que pasa es como si fueran 5 fisicamente, mentalmente conserva los mismos de una persona normal, es decir que ahora mismo teniendo 35 físicamente, solo tiene 7 en lo que se refiere a edad mental.

Ahora todo concordaba, era el hijo que tuvieron hará 6 años Alberto y su novia la Nati. Alberto falló en la marcha atrás y como ella decía que era esteril no le dio importancia...Pero ahora faltaba el nombre del susodicho, por fin dejo hablar al hombre que solo decia cosas dispares y contestó cuando Alberto le dijo: “Cómo te llamas hijo mio!” y el extraño hijo dijo: “Me llamo Minguillo coño”.

A partir de ahí, padre e hijo se reconciliaron, vivieron justos y Alberto fue mantenido gracias a él ya que Minguillo trabaja de profesor en un instituto y vosotros direis: “¿Cómo alguien con tan poca edad mental puede ser profesor?”...Pues muy fácil, de educación física.

Y bueno, para aquellos que se preguntan que pasó con el mono vestido de bikini, dejo su traje, se desnudo e inició vida por las playas donde tuvo más éxito que con Alberto.

El Monete Haciendo Vida En Las Playas
De Marbella

FIN
----------------------------------------------------------------------------------
Hasta aquí las aventuras del Gran Alberto, esperemos que les haya gustado y con esto abrimos de nuevo el Corcky Planet para ver si podemos terminar unos asuntillos pendientes. Dejad vuestros comentarios a los que les haya gustado esta entrega de la saga que próximamene tendrán el placer leer en via mensual con la revista pronto.